Atlético de Madrid·Jugadores Leyenda·Selección española·temporada 2015-2016

Fernando Torres, el 9.

¿De verdad son necesarios los ídolos? Preguntaba Patricia hace unos días.

No puedo evitar contestarle.

Porque un ídolo es una vía directa al corazón del aficionado, del hincha. Cada crítica duele como si fuera propia, cada elogio hace henchirse de orgullo, y los insultos duelen más que si insultaran a tu propio hermano.

Eso me ocurre a mí, y a cientos de atléticos, con Fernando Torres. El niño comenzó a ser un ídolo cuando empezó a ser el niño de los amores rojiblancos, cuando daba sus primeras cabalgadas por el Calderón, y marcaba sus primeros goles.

1458468388_061421_1458468719_album_grande

Ha llovido mucho en la orilla del Manzanares desde entonces, cuando el chaval de diecisiete años debutaba ante el Leganés, en los infiernos de segunda. Muchas lluvias han caído desde entonces desde aquel 2001, y aún así el río volvió a teñirse de rojiblanco aquel 4 de enero de 2015, cuando regresó. Cuando volvió a casa.

Servidora, como tantos otros, se compró su camiseta, aunque el Niño viniera en horas bajas, aunque no fuera el de antes y muchas y malas lenguas murmuraran que regresaba al Atlético para retirarse. Porque, siete años y medio antes, supe que se iba, pero que era un billete con fecha de regreso, y prometí que llevaría la rojiblanca con su nombre el día que volviera a lucir el nueve. Que defendería su camiseta igual que él defendió su escudo del alma hasta llevando la elástica de otros colores.TORRES_ESCUDOblog

La historia de Fernando Torres es una historia de fe, de corazón y de lealtad, una historia que sólo podía ser rojiblanca.

El Niño preferido del gran Luis Aragonés nos ayudó a salir de Segunda y luchó como nadie en los años en primera, convirtiéndose en capitán y dejándose la piel en cada partido. Con tan sólo 19 años era ya un ídolo y capitán del Calderón, porque se lo había ganado con coraje y corazón, que diríamos ahora en disciplina Simeone.

Convocado con la selección absoluta y convertido en uno de los grandes delanteros de España (a pesar de las críticas de la prensa, siempre presentes), Fernando quiso crecer, y un Atlético que apenas lograba luchar con la Europa League no se lo permitía. Rechazó decenas de propuestas de grandes clubes, pero el momento de abandonar el Manzanares llegó.

Corría el año 2007 y el Atlético perdió ante el Barcelona por un escandaloso 0-6 que muchos nunca olvidaremos. Mientras el capitán apenas podía aguantar las lágrimas de frustración porque su equipo no lograba levantar el vuelo, veía a compañeros suyos retirarse del terreno de juego riendo, bromeando con la derrota. Y el Niño dijo basta.

“Es un partido para olvidar, del que no se puede sacar absolutamente nada positivo. La semana se está haciendo larguísima. Es difícil dormir, salir a la calle… espero que pase cuanto antes para que llegue el siguiente partido. Con el tiempo todo se va olvidando, pero a mí, tres días después, no se me va de la cabeza
  • Declaraciones de Fernando días después del partido.
“Vergonzosa la actuación del Atlético de Madrid ante su público del Vicente Calderón. Pese a tener muchas cosas en juego, los rojiblancos se han visto claramente superados por un Barcelona que ya ganaba por 0-3 al descanso merced a los goles de Messi, Zambrotta y Eto’o. Luego serían Ronaldinho, el propio Messi e Iniesta los encargados de dar la puntilla a un equipo simple, sin ideas y que acabaría quedándose con un hombre menos por la expulsión de Fabiano Eller.”
  • Así de dura fue la prensa con el Atlético.

En julio fichó por el Liverpool y marchó a Inglaterra, donde esperaba triunfar y ganar títulos. Y lo hizo, aunque quizá no como él querría. Fue pichichi de la premier dos temporadas, ganó una Champions, una Europa League, y con la selección absoluta venció un Mundial y dos Eurocopas, pero su paso por el Chelsea con Mourinho, en el Milán y las lesiones, agotaron la chispa del genio que podía haber sido.campeondelmundo

Fueron siete años y medio hasta que regresó al Calderón. De nuevo en la que fue su casa durante tantos años, desde la grada y desde la hierba, se le recibía; aclamado por 45.000 personas que coreaban su nombre. Los niños preguntaban cuándo empezaba el partido, por qué había un hombre solo en el campo, por qué todos habían venido por él.14203790741461_997x0

Porque se lo merecía. Porque Fernando Torres fue un ídolo dentro y fuera del campo, como jugador Atlético y de otros equipos. Incluso lejos de su tierra (el Calderón), defendió los colores rojiblancos; nunca dijo una palabra más que de agradecimiento por su equipo, siempre lo apoyó, y eso, es lo que hacen los ídolos.

“Regresé al Atlético en busca de mi felicidad. Cuando era niño mi gran sueño era jugar en el Atlético de Madrid. Entonces lo conseguí y regresar siete años y medio después significó para mí hacer realidad otro sueño. Fue todo un honor jugar para Liverpool FC, Chelsea y A.C. Milan, pero una cosa me queda muy clara: como el Atleti no hay ninguno.”

Hoy la situación de Fernando es complicada, hace meses Cerezo reiteró que no se planteaban la compra del Nueve, atascado en el gol 100 en una sequía que desesperaba hasta a los más fieles. Pero la vida del delantero, más que la de cualquier otro jugador de campo, son rachas, y Torres supo salir. Ahora ha sabido sacar adelante al equipo con goles importante y ha vuelto a abonarse a enviar balones al fondo de la red; el último, cerrando el Calderón hasta la temporada que viene, ante el Celta.

La renovación es aún un tema tabú, del que no se hablará hasta después de la final de Champions, aunque ya se hayan confirmado renovaciones como la de Saúl y la de Tiago, aunque la afición lo tenga claro, y lo corea desde la grada cada partido defendiéndole como él hizo desde el primer día.

Fernando Torres se ha ido convirtiendo, poco a poco, en un mito para el equipo, que ha defendido el escudo aunque no le tocaba, que ha dado la cara por él y ha regresado porque no quería morir sin ganar un título con el atlético de Madrid.

En un Atlético que más que nunca se basa en las convicciones, en soñar, Fernando Torres es una pieza más, imprescindible en el bloque.torres-vio-porteria-camp-nou-1459883898417

Niño, que regresaste al Atleti para ganar un título, marca un gol en Milán, gana la Champions con nosotros, llévanos a la gloria como siempre hemos querido, porque un jugador como tú es el que necesita el Atlético, un jugador que, llueva o nieve, nunca deja de soñar.

Anuncios

4 comentarios sobre “Fernando Torres, el 9.

    1. Cómo le entiendo jajaja fue mi ídolo adolescente (me faltaba pegar sus poster de la super pop por las paredes) y aún ahora intento defenderlo de todo y de todos casi hasta lo indefendible.
      Gracias por volver!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s