Atlético de Madrid·Jugadores Leyenda·temporada 2015-2016

Raúl García, el 8 atlético

Qué tendrá el 8 que parece ser un número mágico en el fútbol. Tiene un misticismo, una suerte de je ne sais quois que hace que grandes genios quieran luchar con él sobre su espalda.

Hoy os traigo un 8 rojiblanco, un número mítico en el equipo madrileño, hoy huérfano, sin jugador que lo defienda, desde su marcha. Hoy quiero hablar de Raúl García Escudero, un jugador que ha pasado por el Atlético de Madrid sin hacer mucho ruido, sin atraer tras de sí hordas de fans, sin ser máximo goleador, ni asistente del año, discreto, pero dejando huella.raulgarcia-ficha

Éramos muchos, y me incluyo, quienes no dimos gran importancia a aquel jugador que llegó al Atlético desde el Osasuna, como una gran promesa, otra más, en el verano de 2007. Seguía pasando desapercibido aún hoy para algunos aficionados, ocho años después, el 8 estaba ahí, en segundo plano, siempre presente.

Los inicios del navarro en el equipo difícilmente pudieron ser más duros; llegaba a un Atlético que no funcionaba, para un puesto que, en realidad, estaba cubierto, siendo ninguneado y abucheado por la afición cada vez que pisaba el césped de su propia casa. Pese a ese comienzo Raúl García ha acabado ganándose el respeto de sus entrenadores, el puesto, y el cariño de la afición que años atrás le pitaba.

Quiero traer a la palestra a este jugador como ejemplo de un tipo de futbolista de los que hoy escasean; ése que destaca, pero en el campo, comedido en sus declaraciones y que no busca la fama. Mediocentro defensivo reconvertido a todo menos defensa, tras unos inicios desalentadores para la afición y para el míster por aquel entonces, Aguirre, fue cedido al Osasuna, donde se descubrió la verdadera vocación del guerrero, el ataque.

En su vuelta al Atlético un recién estrenado Cholo Simeone le impuso como una de las bases del Cholismo, constante, siempre presente, sudando la camiseta por el equipo, jugó en todas las posiciones, desde mediapunta a extremo, sin rechistar, empezando a destacar. El ya 8 atlético resultó ser incluso más efectivo atacando desde segunda línea. Era un cuchillo que, siempre vertical, atacaba la defensa rival, sea con su pierna, diseñada por alguna deidad para tirar faltas que parecen obuses, sea con cabezazos certeros directos a la red. Siempre a la sombra de grandes delanteros como Forlán, Falcao, Diego Costa, Mandzukic, discreto pero presente, apareciendo cuando más se le necesitaba.

No todo son elogios, ya es conocido por los rivales por su dura entrada, protestón ante el árbitro y con poca paciencia en los rifirrafes del juego (aún sigue en la memoria de muchos la bronca con Cristiano la temporada pasada por su “espaldinha”). Raúl García, “el Carnicero”, se hizo un hueco en el equipo y acabó convirtiéndose en goleador indispensable en el nuevo atlético cholista, siempre en segunda línea, en segundo plano.RaulGarciaAtleti

Esta temporada se fue tal y como vino, sin hacer ruido, buscando una oportunidad mejor lejos de la ribera del Manzanares. Claro que no se fue tal y como vino, queda en la memoria el recuerdo de aquel navarro que luchó por levantar un equipo en el que todos creían, que trabajó con tesón, sudó y lloró la camiseta, que nos dio seis títulos, entre ellos la tan esperada Liga, y nos hizo rozar el cielo con las manos. Hace semanas veíamos como aquellos que le abucheaban durante sus primeras temporadas se despedían de él entre ovaciones, cómo el vestuario le despedía con lágrimas en los ojos.

Hoy queda en la memoria de los atléticos como uno de los grandes 8 de su historia. De nuevo en segunda línea, junto a aquellas leyendas de la historia rojiblanca que también lucieron el dorsal infinito, junto a Schuster, Vizcaíno y el histórico Luis Aragonés.

Hoy he querido destacar la lucha de un jugador sencillo, de los que se alejan de toda la parafernalia en que se ha convertido este espectáculo al que llamamos fútbol. El ejemplo del resultado del trabajo, el esfuerzo y la pasión, el (difícil) paso del odio al amor. Gracias por tus lágrimas y por tu ejemplo Raúl, otra leyenda bajo el 8 atlético.

Qué casualidad, siempre el 8.

Anuncios

3 comentarios sobre “Raúl García, el 8 atlético

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s