http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post·Selección española

España – Portugal, semifinales

El duelo ibérico más igualado.

España iba a por todas. Camino de la final hay que darlo todo en el campo. Ni Cristiano, ni Coentrao, ni Pepe, ni compañeros de equipo ni nada, es una lucha a vida o muerte. El que pierda este partido va a la península ibérica habiendo caído en semifinales, si tiene que ser así que se cojan el avión los portugueses. Si, no los trago, no puedo con ellos pero hay que reconocer que hicieron un gran partido.
Salieron a defender como nunca los habíamos visto. Parar a la locomotora española era todo su trabajo. El de Arbeloa fue parar a Cristiano, y cumplió. No se le escapó más que 2 veces y sin suerte Cristiano tiró a puerta chocándose con las manos de Casillas. Dos tiros de falta peligrosa que también falló y un agobiante partido, una intensa lucha durante 90 minutos. Una agonía extrema donde no había que darse por vencido, pero con el 0-0 en el marcador tampoco se podían dar ninguno de los 2 por vencedores, había que ganar, había que meter algún gol para pasar a la siguiente fase. Tanto miedo que se tuvo con Cristiano es entendible. Fue un partido duro, difícil. Lleno de obstáculos donde otros partidos habían sido más fáciles, pero el hambre de victoria de España llega más lejos que el “rey” de Portugal y una de las grandes figuras del Real Madrid. Yo antes de empezar no tenía miedo, se me fue metiendo en el cuerpo cada vez que se alargaban los minutos sin goles, sin que España llegase a gusto a portería, sin que se acabaran las jugadas en el área de Rui Patricio… Pero nada, no hubo suerte. Hubo muchos nervios, muchas ganas de pasar de ronda pero nada más. Así se quedó el marcador en los 90 minutos de partido, a 0. Los portugueses presionando pero sin crear ocasiones muy claras y lo que es mejor, sin crear el gol que hiciera que no fuéramos a casa. España estaba jugando mal, muy trabada y se notó en el ritmo de juego, en la forma de jugar y en la concentración.
Llegó la parte dolorosa, la prórroga. Nos pensábamos que España estaría cansada para esos momentos y precisamente fue su mejor actuación de la noche. la prórroga salió redonda para los españoles pero los portugueses seguían presionando. Yo me agarraba al sofá gritando que quería un solo gol para dejar en la estacada a los de Cristiano y compañía. Después de no haber tenido piedad por parte de ninguno de los 22 jugadores en hacerse faltas entre compañeros de equipo en el Madrid. Pero no se me escuchaba. Acabó el tiempo extra y llegamos a los penaltis. Con Italia se hizo justicia, y merecida. Pero, ¿qué pasaría con España? Sólo habían podido jugar libremente en el tiempo de la prórroga y eso sería beneficioso si llegaban frescos a los penaltis.
La lotería estaba servida, el morbo también.
Cristiano se reservó para el final. Hay muchas opiniones de porqué esa reserva, pero yo no voy a decir la que más acertada veo, no voy a airear nada, creo que ya he opinado bastante. Hagan sus apuestas.
Después de fallar Xavi Alonso se veía la nube negra sobre España. Pero había que esperar el gran penalti de Ramos para que brillara el sol. El “Panenkazo”. Después de fallar el gol de la Champions se atrevió a tirarlo en una situación tan complicada. Eso es reivindicarse y no las tonterías de Torres con el dedo a la oreja, eso es fantasmada. Me alegré tantísimo de que Ramos metiera… No me gusta en el Madrid, quizá porque soy demasiado culé como para fijarme en acciones buenas de los blancos pero en la selección reconozco que me gusta. Ya estaba casi todo hecho. Faltaba la parada de casillas, un penalti a portería de Pepe que asustó un poco y si el gran Francesc Fábregas marcaba estábamos en la final. Y sí, no falló. Metió gol y la afición enloqueció. El banquillo salió como loco hacia él y por la calle ya se oían gritos de: Campeones! Campeones! Estábamos en la final. Por segunda vez en esta Eurocopa habían hecho justicia la tanda de penaltis y respirábamos tranquilos. España iba a la final. Y semifinal y final que España juega siempre gana. Había que esperar unos días más y podríamos cantar como Bisbal eso de: No hay 2 sin 3!
Una amiga mia de Italia por Facebook me escribía durante el partido. Yo le contestaba cuando podía y los nervios me dejaban y en la tanda de penaltis me dijo, tranquila, hablamos luego pero te digo que España gana estos tiros libres. Porque se lo merecen. Qué razón tenía… Cuando acabó el partido le puse: siiiiiiii Finalistas! Y me respondió: sois el mejor equipo de Europa.
Y llamé a mi madre para que sacara las zapatillas viejas del armario para ir a celebrar la copa a la fuente de mi pueblo, como cuando celebramos la segunda Eurocopa, la primera de mi vida, y el primer Mundial conquistado por la Roja. Estaba tan segura de la victoria final y de que España volvería con la copa que sabía que jugáramos contra Italia o contra Alemania ganaríamos. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s